Evelin Fátima Durán: Siguiendo El Camino

Printable Version

Jessica Irven, MS, LRT

 

Con sólo 17 años, Evelin Fátima Durán es cariñosa, bien hablada y valiente. Sueña con hacer una diferencia en el mundo y usar su experiencia para ayudar a los demás. Más sabia que otras de su edad, desde luego Evelin tiene una historia para contar—- una de superviviencia de una quemadura y la amputación de su brazo derecho: una de recuperación, rehabilitación, y aceptación; una de tratar de seguir su camino de una manera que ayuda a los demás.

Evelin quien vive en León, Guanajuanto, México, donde nació y se crió, tiene ambiciones de llegar a ser una presentadora motivacional para otros jóvenes, “de contarles mi experiencia y cómo he madurado y ayudarles aceptar dónde se encuentran.” El camino de Evelin como sobreviviente y las barreras que ha encontrado requiren mucha aceptación, pero también valentía.

“La vida no es facíl, pero no es imposible. Hay obstáculos, pero no es imposible,” insiste ella. Esta actitud es indudablemente la mayor razón por la cual ha llegado a este punto—-y lo que le ayudará a buscar la manera de alcanzarsus metas.

El día 20 de junio de 2009, mientras jugaba con sus amigos, Evelin, que en aquel entonces tenía 14 años, sin querer recogió un cable de alto voltaje. No recuerda nada de la quemadura eléctrica.—-ni de lo que pasó la semana siguiente. Evelin se despertó en el Hospital Shriner’s para Niños, Cincinnati, bajo luces y máquinas a casi dos mil millas de su casa. No podía recorder el pórque de su estancia en el hospital....ni empezar a comprender lo que le dijo la enfermera. Tuvo un accidente—-una quemadura profunda—- había perdido su brazo derecho. 

Enfrentarse Con Los Desafíos Médicos 

“Al principio pensé, ‘Está bien’. Realmente no reaccioné,” recuerda Evelin. “Pero con tiempo, me di cuenta que no estaba bien.”

Entender y aceptar la realidad de cualquier lesión, y mucho menos el impacto que tendrá en la vida, naturalmente toma su tiempo. Enfrentarse con los cambios en su vida, grandes y pequeños—desde cómo iba a poder comer por su cuenta y vivir el día a día, o adónde exactamente llegará su vida—-le haría falta mucha valentía.

El camino de Evelin incluiría ocho meses de tratamiento inicial: cuatro meses en la unidad de cuidados intensivos, otro mes en la planta de pacientes agudos, y el resto del tiempo con rehabilitación, mientras ella y su madre, quien no dejó su lado en ningún momento, se hospedaron en una de las unidades para familias del Hospital Shriners para Niños de Cincinnati. Después fue trasladada a los Hospitales Shriners de Houston y Galveston para entrenamiento con su prótesis y seguimiento con el cuidado de sus quemaduras.Evelin en el Congreso World Burn 2011 en Cincinnati, Ohio.

Su tratamiento médico y la rehabilitación fueron una parte de un camino largo que le dejaría lejos de sus amigos y familia.

“Al principio fue muy difícil,” explica Evelin, “estábamos aisladas por el idioma.” Durante un tiempo que ella llama

“muy emocional,” ella se acuerda de “mucho dolor, muchos medicamentos.” Pero sin embargo mientras hacían frente a la curación, terapia y temas culturales ella y su madre, la valentía de Evelin le sostenía.

“Con tiempo, las cosas se mejoraron y ahora recuerdo la experiencia como una oportunidad para madurar,” dice. Evelin describe su lesión como “mi despertar”, enseñándole a vivir cada momento al máximo.

El mayor desafío para Evelin durante su recuperación fue aprender a andar de nuevo. Da crédito a mucha gente que la apoyaron durante su curación, incluyendo el personal del hospital que buscó la manera de motivarla diariamente e integrarla en su propio cuidado. También había un amigo de una iglesia local que ayudó a Evelin y su madre lidiar con los desafíos de estar en un lugar desconocido. 

Enfrentarse Con Una Difícil Vuelta a Casa 

Dejando el entorno de apoyo del hospital Evelin se encontró con un nuevo conjunto de desafíos. Volvió inicialmente a su casa por 21 días, llevando una nueva prótesis y con la ilusión de celebrar su quinceañera, una celebración de su cumpleaños hito de 15 años con toda la familia que no había visto en tantos meses. Pero había grandes obstáculos allí también. Se dio cuenta que su lesión y el tiempo fuera de casa había tenido su impacto en la familia también.

“Mi hermana estaba muy celosa porque mi madre pasó mucho tiempo conmigo y ella creía que mi madre no le quería ya,” dice Evelin. La reacción de su hermana no era inusual, pero el resentimiento o hasta un sensación de abandono cuando la atención de un padre o un cuidador se enfoca en un miembro de la familia hospitalizado puede ser aislador. “Volví pensando que sería un momento felíz cuando viera a todos y que todo sería como antes. Fue muy difícil cuando mi hermana reaccionó de aquella manera,” recuerda ella.

Evelin se encontró con otros desafíos en su pueblo natal y las comunidades cercanas. “Hay mucha discriminación contra la gente discapacitada en el área donde vivo,” explica ella.

Volviendo a casa, lista para empezar su tercer año en la escuela superior, la adolescente fue recibida con aceptación por sus compañeros, maestros y algunos de la administración. Pero el director de la escuela decidió que ella no podía ser admitido de nuevo.

“El director creyó que yo no podría hacer lo mismo que hace una persona con dos brazos,” dice Evelin. De hecho Evelin ha encontrado muchas maneras de adaptar a los quehaceres diarios. “Cuando ato los zapatos, uso la boca para agarrar una de las cuerdas, y uso sólo una mano,” explica ella. “He aprendido nuevas maneras de maquillarme también.” Evelin hace todo lo necesario en su día a día.

“Estaba sumamente triste,” dice de la decisión, “porque quería volver con mis amigos, y quería ser su compañera de nuevo, quería volver a la vida de antes.”

Le aconsejaron a Evelin que se matriculara en una escuela “abierta” que le aportaría estudios independientes y asistencia en la escuela para los exámenes, lo que le quitaría a esta estudiante la oportunidad de participar en todo tipo de experiencias escolares y la interacción con sus compañeros. Sin otra alternativa, Evelin siguió sus estudios allí.Evelin con su Madre, Irma.

Una vez preparada para los exámenes preparatorios que le permitiría seguir con estudios avanzados, Evelin se encontró con otros obstáculos. “Iba a tomar la prueba de acceso, y se habían ‘perdido’ los papeles...Iba a varias escuelas para intentar entrar.” Eventualmente, Evelin y su familia se dio cuenta que unas barreras no tan sutiles impedían el acceso a las escuelas de su localidad.

Evelin estaba frustrada con las restricciones que le imponían otros en cuanto a sus habilidades. “Estaba triste pero también enojada porque no entendía porque no me aceptaban; podía hacer todo lo necesario aunque sólo lo hacía con una mano,” dice ella. 

Con Esperanza, Buscando Apoyo y Fuerza 

Mientras tanto, Evelin ayuda en casa, ayudando a su madre con el cuidado de sus hermanos. Viaja al Hospital Shriners Para Niños en Galveston varias veces al año para tratamientos, incluyendo cirugías. Pasa todo el tiempo que puede con amigos y sueña con su futuro igual que cualquier adolescente.

“Me gusta bailar, reunirme con amigos y hablar de cosas de niñas y hablar con mis amigos de lo difícil que es que no me acepten en la escuela; mis amigos han sido un gran apoyo. Están conmigo en las buenas y en las malas,” dice ella.

A pesar de las dificultades que ha encontrado, Evelin todavía tiene esperanzas y sueños. Le gustaría aprender otra lengua y buscar la manera de continuar sus estudios, posiblemente fuera de su país, quizás hasta mudarse a los Estados Unidos para un mayor acceso a oportunidades. Espera usar su educación para ayudar a los demás.

“Tengo muchas ganas de ser una persona que trabaja con la gente que como yo fue rechazada y ayudarles buscar la manera de ser aceptada y poder estudiar,” dice Evelin.

Evelin teme encontrarse con el mismo tipo de barreras, tantos sútiles como abiertas. “Tengo miedo que haya gente que no me apoye en mi búsqueda, “dice, “miedo a que demasiada gente me ofrezca consejos y no me dejen tomar mis propias decisiones sobre mi futuro.”

Con esperanza, Evelin sigue adelante, buscando apoyo y fuerza y con la esperanza de buscar la manera de seguir su camino. Con la ayuda del Hospital Shriners Para Niños, Evelin ha participado en el programa de UBelong en el Congreso World Burn de la Sociedad Phoenix cada año a partir del 2010. Le ha ayudado encontrar la fuerza y el apoyo en las experiencias compartidas de los demás sobrevivientes. “Ya soy más fuerte y puedo enfrentar cualquier contratiempo,” dice Evelin. “Tengo que aceptarme tal y como soy. Uno tiene que atacar los problemas de frente.”

También describe los beneficios de los programas de apoyo para su madre, la cual también sobrevive la realidad de la lesión de Evelin y sus tratamientos todos los días. “UBelong y el Congreso de World Burn fueron como la luz que le hacía falta para guiarle durante aquellos difíciles momentos de nuestras vidas,” explica Evelin. “Ha sido muy difícil para mi madre también.”

Para todos los sobrevivientes y sus familiares, dice Evelin, es cuestión de seguir el viaje. “Tenemos que seguir con las cabezas en alto, no dejar que los demás nos hagan sentir inferiores ni que nos discriminen. Tenemos que aceptarnos tal y como somos; ser fuertes, porque el camino no es fácil muchas veces, pero tenemos que continuar el camino.”

Traducido por Deborah Themudo, MA. Interprete- Traductora, Hospital Shriners Para Niños-Cincinnati.

Para más información sobre los programas de apoyo para supervivientes de quemaduras, sus hermanos y sus padres, contacte la Sociedad Phoenix al 1-800-888-2876. 

 

Jessica Irven, MS, LRT / CTRS, CCLS, es una terapeuta de recreación con licencia y certificada y una especialista certificada de Child Life. Se especializa en programación de apoyo para los afectados por enfermedades y lesiones. Ha participado en los Talleres de Adolescentes y UBelong de la Sociedad Phoenix. 

 

 

This story is an excerpt from The Phoenix Society’s® Burn Support News, Issue 2, 2013. Burn Support News is a quarterly publication that contains articles on the emotional, psychological, and social aspects of burn recovery.  All Rights Reserved.
 
The Phoenix Society, Inc.® • 1835 R W Berends Dr. SW • Grand Rapids, MI 49519-4955 • 800.888.BURN • http://www.phoenix-society.org